• Por ahora, ha vendido el 3% de Abertis para no tener que vender Torre Espacio.
  • Ahora bien, no se trata de una cuestión de rentabilidad, sino de reputación corporativa: México, Mallorca...
  • Eso sí, mantiene el control de OHL.
  • Y, además, al vender Abertis, está cediendo ante la petición de su hijo, Juan Villar-Mir de Fuentes (ya era hora).
  • La pregunta ahora es saber si OHL abandonará la empresa de infraestructuras de La Caixa.
El capital de Abertis se reparte de la siguiente manera: Criteria Caixaholding (La Caixa) es el accionista mayoritario con el 23,12%; Inmobiliaria Espacio (grupo Villar Mir), es el segundo, con el 18,94% (antes de la venta que nos ocupa), y el fondo CVC es el tercero con el 8,05% de las acciones. El resto (49,89%) es 'free float'. Pues bien, Juan Miguel Villar Mir (en la imagen) empieza a ser un socio molesto para La Caixa aunque el empresario aproveche cualquier ocasión para ensalzar a la empresa de infraestructuras y a su equipo directivo. Es una "muy buena inversión", aseguró durante la última junta extraordinaria de OHL en respuesta a un accionista que le recriminó el hecho de no vender la participación en Abertis en lugar de aprobar la ampliación de capital de 1.000 millones de euros. Pero a Villar Mir no le ha quedado más remedio que ceder, al menos un poco. Con la venta del 3% de Abertis -completada este miércoles-, Villar Mir ha ingresado el dinero suficiente para acudir a la ampliación de capital de OHL y no rebajar del 50% su participación en la constructora. Para ello, necesita alrededor de 500 millones de euros, cantidad que ya tiene prácticamente cubierta con los 389 'kilos' que podría ingresar por este 3% de Abertis, a los que habría que sumar los 98 millones obtenidos anteriormente por la venta del 10% de Colonial. Además, con estas dos colocaciones, Villar Mir ha evitado tener que vender Torre Espacio a toda prisa. Ciertamente, en sus planes a medio plazo está vender el rascacielos –lo aseguró el pasado 7 de septiembre-, pero no a precio de saldo ni obligado por las circunstancias. Por cierto, el mercado ha premiado a OHL y ha castigado a Abertis. Con la sesión de este miércoles en su etapa final, los títulos de la constructora repuntaban por encima del 5,6%, mientras que las acciones de Abertis se desplomaban más de un 3,5%. Se repite la historia vivida con Colonial. Ahora bien, el hecho de que empiece a ser un socio incómodo no es una cuestión de rentabilidad, sino de reputación corporativa. Al escándalo de la filial de OHL en México se une, a partir de este jueves, la presencia de Villar Mir en los juzgados de Palma de Mallorca como imputado por el caso de la concesión del hospital Son Espases. En cualquier caso, con la venta del 3% de Abertis, Villar Mir está cediendo –al menos en parte- no sólo a la petición de los accionistas minoritarios, sino a la petición de su hijo, Juan Villar-Mir de Fuentes. Ya era hora. La pregunta ahora es saber si OHL abandonará completamente la empresa de infraestructuras de La Caixa. Villar Mir tiene la última palabra y el empresario madrileño, que el próximo 30 de septiembre cumplirá 84 años, es duro de pelar. Pablo Ferrer [email protected]