• El plazo para demandar al regulador terminó el jueves 8.
  • Según fuentes gubernamentales, el informe de la Abogacía del Estado decía que no era pertinente hacerlo.
  • Y encima, tampoco pondrá pegas al acuerdo entre los dos competidores en la guerra de OPAs.
  • Por tanto, se confirma el pitorreo: se pacta el resultado antes de jugar el partido.
  • Pero ¿en qué lugar queda el prestigio de la 'Marca España'? Por los suelos.
Novedades en Abertis. Al final, el Gobierno se ha rendido, pues ni llevará a la CNMV a los tribunales ni vetará el acuerdo Atlantia-ACS. Recuerden que el plazo para demandar al regulador terminó el pasado jueves, pero este viernes hemos conocido que no se ha hecho nada. Según fuentes gubernamentales, el informe de la Abogacía del Estado decía que no era pertinente demandar a la CNMV. Ciertamente, un Ejecutivo que lleva a los tribunales a regulador bursátil puede resultar chocante, pero también es chocante el papel del presidente del regulador, Sebastián Albella, que aún ni ha aprobado la opa de ACS. Todo ello, a pesar de que en la operación Abertis los ministerios de Fomento y Energía no han estado callados, pues solicitaron permisos a los compradores al estar en juego activos estratégicos con las autopistas o Hispasat (incluye los satélites militares). De hecho, fueron inicialmente duros con Atlantia, que no había pedido autorización, y que al final, tras el tirón de orejas, solicitó dicho permiso. Y encima, Moncloa tampoco pondrá pegas al acuerdo entre los dos competidores en la guerra de OPAs por Abertis. Por tanto, se confirma el pitorreo, pues se ha pactado el resultado antes del jugar el partido. Esto parece una merienda de negros, quizás pactada en el reservado de Zalacaín, donde asistimos a un concurso amañado y lo peor es que nadie, sobre todo, la CNMV, parece dispuesto a levantar la mano y pararlo. Ahora el tema es cómo se repartirán los activos de Abertis, o sea, qué le tocará a Florentino Pérez, bajo el miedo a futuros despidos, especialmente, de directivos, y qué se llevarán los Benetton, con la sospecha de una próxima venta o vaciamiento de la compañía, para hacer caja. Según apunta Reuters, ACS se quedaría con los activos españoles; Atlantia con los italianos y franceses; y se repartirían los de Hispanoamérica. Claro que se puede poner en duda que ¡Oh capitán, mi capitán! esté dispuesto a perder Sanef (autopistas francesas), la joya de la corona de Abertis y además, en España debería negociar con el Gobierno que se alarguen las concesiones que vencen a corto plazo. Pero, ¿en qué lugar queda el prestigio de la 'Marca España'? Sin duda, por los suelos. Este pitorreo no se permitiría en otro país. Además, también deja mal parado al ministro de Energía, Álvaro Nadal, bastante crítico con la operación antes de que le regañara su jefe, Mariano Rajoy. Y ojo, porque el peligro próximo es que asistamos a una llegada de querellas por las OPAs abortadas por parte de algunos fondos y accionistas, que han comprado caro y ahora pueden asistir a una derrumbamiento de la acción. El hecho de pactar el resultado antes del partido ha castigado a la presa de caza (Abertis) y, por tanto, a sus accionistas, mientras los dos opadores (ACS y Atlantia) han subido en bolsa. Cristina Martín [email protected]