• Y eso sin esperar a conocer los pormenores de la oferta de Florentino.
  • Ahora es de temer la reacción del Gobierno, contrario a la decisión de Criteria.
  • Y Atlantia prepara una nueva Endesa: la manera más barata de comprar Iberoamérica es comprando español.
  • Mientras, tanto Bruselas como la Fiscalía Económica de Chile dan el visto bueno a la operación.
Criteria está de acuerdo con la OPA de Atlantia. Así lo hará saber la próxima semana en un informe que ha preparado durante las últimas semanas. De esta manera se despeja la gran incógnita que aún sobrevolaba la operación, y que no era menor: Criteria, con el 22,3%, es el máximo accionista de Abertis y su decisión es clave para los italianos. Además, como suele ocurrir en este tipo de operaciones, muchos minoritarios esperan a conocer la postura de los accionistas de referencia antes de tomar una decisión definitiva. Oiga, ¿y qué pasa con la oferta de ACS? Precisamente, llama la atención que Critieria no vaya a esperar a la contraopa de Florentino. Sí, el presidente de ACS y del Real Madrid podrá lanzar su oferta la próxima semana -tiene de plazo hasta el jueves 19-, pero no va a variar la postura de Criteria. Lo que sí puede lograr Florentino es que los italianos mejoren su oferta inicial. Ahora habrá que ver la reacción del Gobierno, contrario a que Abertis termine en manos de Atlantia. El Ejecutivo se lo ha dicho a Criteria por activa y por pasiva. Incluso, amenazó con obligarle a permanecer en el accionariado de la compañía resultante, algo que no va a suceder en ningún caso. La españolidad de Abertis está llegando a su fin. Así las cosas, Atlantia prepara ya una nueva Endesa. Está claro que el precedente protagonizado por Enel ha dado alas a la familia Benetton, propietaria de Atlantia. ¿Por qué no repetir el esquema, pero ahora en el sector de las autopistas? Porque no nos engañemos, el objetivo de los italianos no es Europa sino Hispanoamérica, donde Abertis tiene una posición muy relevante. Y la manera más barata de hacerse con el mercado en Iberoamérica es a través de España. Enel lo sabe muy bien. Por cierto, no sería la primera incursión de los Benetton en la zona, ni mucho menos. Ya en los años 90, la familia italiana se convirtió en el máximo propietario de tierras en la Patagonia argentina, con más de 900.000 hectáreas de campo, esto es, cuarenta veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires o, si lo prefieren, unas cuarenta veces la provincia de Barcelona. Casi nada. Lo dicho: la oferta de Atlantia sigue adelante con paso firme. De hecho, tanto Bruselas como la Fiscalía Nacional Económica de Chile han autorizado este viernes la OPA de los italianos. Era algo esperado: las autoridades consideran que el nuevo operador de infraestructuras no constituye un problema de competencia, a pesar de su tamaño. Pablo Ferrer [email protected]