• El valor se dispara en bolsa (más del 26%) sin fundamento: no hay nada nuevo sobre la ampliación de capital o la venta de activos.
  • Se anota el mayor avance desde noviembre, cuando empezaron las dudas sobre su deuda corporativa, aunque pierde un 45% en el año.
  • Sin noticias, la incetidumbre, que aprovechan los especuladores, seguirá a corto plazo.
¿Ha cambiado algo en Abengoa para que se dispare este martes en bolsa casi un 27%? La respuesta es, evidentemente, no, mientras no se despejen las dudas sobre la ampliación de capital o sobre la venta de activos, que pesa como una losa sobre el valor, a pesar de este martes soleado. Es la especulación, pura y dura, la que ha movido el valor entre subidas de hasta el 30% . La tecnológica fue una la estrella rutilante ayer, en el lunes negro bursátil, y vuelve a serlo este martes: sube como ningún otro valor y la acción ha escalado en un día de 0,77 a 0,98 euros. Es su mayor avance desde noviembre de 2014, aunque en el año pierde en torno al 45%, debido, precisamente, a las dudas sobre la viabilidad de la compañía que inquietan desde noviembre. La deuda, unos 300 millones, es un lastre, y sus ingresos crecen menos de lo esperado y no generan la suficiente caja. Esa fue la razón, precisamente, por la que empresa de la familia Benjumea anunció una ampliación de capital de 650 millones de euros y la venta de activos por valor de 500 millones. Fue a principios de agosto. Nada nuevo desde entonces, salvo los esfuerzos para reunir socios o solucionar los problemas de financiación, pero sin resultados concretos. Los inversores siguen a la espera de noticias y esa incertidumbre no se despejará a corto plazo. Eso sí, en un día ha mejorado, bastante, su capitalización bursátil, auque sigue por debajo de los 1.000 millones (862), con una ampliación enfrente de 650 millones, que podría ser incluyo mayor. Rafael Esparza [email protected]