• Los analistas de Bank of America sitúan el precio de la yieldco en 25 dólares, el 18% más que ahora.
  • La cotización es el freno para que los canadienses de Algonquin adquieran el 16,5% adicional.
  • La salida de Atlantica Yield en buenas condiciones es clave en el saneamiento de Abengoa.
  • Por eso supervisa la operación Gonzalo Urquijo, que se incorporó al Consejo de Atlantica.

Ya hemos contado que Abengoa tropezó con un problema para la venta del 16,5% de Atlantica Yield, al fondo canadiense Algonquin Power, pieza clave en su proceso de reestructuración y saneamiento financiero, precisamente por la cotización de la yieldco. Ahora, pueden cambiar las tornas tras un apoyo inesperado, el de los analistas de Bank of America Merril Lynch, que explica a su vez el avance en bolsa de Abengoa, aunque escaso ( 1,35%). Que un analista recomiende un valor, dicho sea, no tiene más recorrido que el que se quiera dar. Es una pista, sin más. Pero lo BoA sitúa en 25 dólares el precio objetivo de la acción de Atlantica, cota a la que no llegó ni tras las venta del 25% a Algonquin, que fue el revulsivo para que alcanzará los 24,25 dólares. A precios de este jueves (en el gráfico), la yieldco está muy lejos de esa cota. Cotiza, este jueves, a 21 euros, en el mismo nivel que arrancó el año, o lo que es lo mismo un 18% por debajo de la recomendación de Bank of America. En un informe sobre el potencial de las yieldco, destaca a Atlantica precisamente por el papel de Atlantica Yield para sustanciar los acuerdos de colaboración a largo plazo entre Algonquin y Abengoa. Por otro, el dividendo, generoso siempre que este tipo de empresas, como ocurrió en noviembre. Tras la venta del 25% a Algonquin Power, Atlantica Yield, en contra de lo previsto, comenzó a corregir en bolsa y el precio que marcara es decisivo para que los canadienses ejerzan el derecho de compra del 16,5% restante. A tres dólares por debajo, obviamente, como ahora, lo más probable es que renuncie. Por eso está en suspense la operación y la única alternativa, en ese caso, es volver a ofrecer esa parte a otros fondos interesados (Brookfied, Starwood o Blackrock), algo en mente de Gonzalo Urquijo (en la imagen) como explicó él mismo, aunque un mejor precio supone más ingresos para Abengoa por la prima. La supervisión de esa salida la vigila de cerca Gonzalo Urquijo, que se incorporó al Consejo de Administración de Atlantica Yield, en sustitución de María José Esteruelas, precisamente por ese motivo: supervisar personalmente. Rafael Esparza