• Y ojo, porque Abengoa no se ha salvado, sólo ha ganado tiempo.
  • Mientras, la banca acreedora negocia… los antiguos directivos que llevaron la empresa a la crisis se embolsan mucho dinero.
  • La remuneración del Consejo de Administración se ha más que duplicado: pasando de 15,8 millones a 32,2.
A la vista del informe de remuneraciones de consejeros correspondiente a 2015, parece que se pasó de la delicada situación de Abengoa -sobre la que empezó a haber dudas en noviembre de 2014 y que desde el pasado verano ha ido de mal en peor… llegando a estar a un paso del concurso de acreedores-. Actualmente, la compañía está en crisis, como saben, pero eso importa poco a algunos de los culpables: Felipe Benjumea (en la imagen junto a Manuel Sánchez Ortega) tiene 15,6 millones de euros más en su bolsillo; Manuel Sánchez Ortega, 8,3 millones y Javier Benjumea, 2,6 millones. Y ojo, porque Abengoa no se ha salvado, sólo ha ganado tiempo. De hecho, a finales de marzo consiguió una prórroga, pero sin acuerdo. Y es que, aunque las cosas parece que andan bien encaminadas, la compañía de ingeniería necesitaba más tiempo para conseguir el apoyo de todos los acreedores. Claro que siguen pintando bastos porque se necesita aún un pacto entre bancos y bonistas, bancos y fondos, y que éstos últimos acaben aceptando poner entre 1.500 millones y 1.800 de liquidez. Eso sí, a unos intereses lógicos no usureros. Mientras, la banca acreedora negocia… hemos conocido que los antiguos directivos que llevaron la empresa a la crisis se han embolsado mucho dinero. ¿Será un premio por su 'excelente' gestión? ¡Indignante! En concreto, la remuneración del Consejo de Administración -formado por 20 consejeros, siete de ellos ejecutivos. se ha más que duplicado: ha pasado de los 15,8 millones de euros de 2014 a 32,2 millones. El principal responsable de que Abengoa esté hoy como está es Felipe Benjumea. Pero parece que no tiene ni el más mínimo cargo de conciencia, pues en 2015 se llevó 15,6 millones. Esta jugosa cifra se desglosa en: 814.000 euros de sueldo, 68.000 de dietas, 3,3 millones de retribución variable a corto plazo, casi 4,5 millones de indemnización y 7 millones de 'otros conceptos'. Por su parte, el Ceo hasta el pasado 18 de mayo, Manuel Sánchez Ortega, cobró casi 8,4 millones. Al igual que su ex jefe, recibió 4,5 millones de indemnización y 3,3 millones de retribución variable a corto plazo, a los que sumó 543.000 euros de sueldo y 57.000 en dietas. Pero las cifras de escándalo no acaban ahí. Javier Benjumea, como su hermano, también tuvo premio: se llevó 2,65 millones. Por su parte, la sociedad limitada Aplicaciones Digitales (Aplidig), que hasta el 19 de enero de 2015 estaba representada por José B. Terceiro, recibió 2,8 millones. Una cuantía a la que hay que sumar lo que se llevó el sustituto de Terceiro, Antonio Fornieles, que además preside el Consejo, y que ascendió a 195.000 euros. Santiago Seage, actual líder de Atlántica Yield, cobró 594.000 euros por ser consejero ejecutivo entre el 18 de mayo y el 27 de noviembre. Recuerden que hasta el 23 de septiembre fue el Ceo, en sustitución de Sánchez Ortega. A Seage le relevó Joaquín Fernández de Piérola como primer ejecutivo, cuya remuneración fue sólo de 23.000 euros, pues lleva poco tiempo como consejero, aunque se ha ganado la confianza de la banca acreedora. Y por último, no podemos olvidar al sustituto de Felipe Benjumea en la presidencia, José Domínguez Abascal, claro que a día de hoy ya no ocupa ese puesto y hace tres que dimitió como consejero. Eso sí, en 2015, cobró 175.000 euros. Cristina Martín [email protected]