• El fabricante de trenes de la familia Oriol empieza a dejar el monoproducto AVE y se inclina por la diversificación.
  • Tiene identificadas varias licitaciones de cercanías y regionales, viendo cuáles encajan mejor con su valor añadido.
  • Entre ellas, está el concurso que prepara Renfe, con una inversión de 1.500 millones y que incluye nuevos trenes.
  • Es aquí donde entra en juego el modelo de cercanías y regionales EMU que Talgo está desarrollando.
  • Asimismo, acaba de adjudicarse la renovación de más vehículos del metro de Los Ángeles: en total, son 74.
  • Y mientras, puja con Alstom, Siemens, Bombardier e Hitachi por un gran contrato de 3.135 millones en el AVE británico.
Talgo, al igual que los trenes que fabrica, no para, sino que sigue circulando y casi siempre en alta velocidad, aunque ahora también se abre a otras opciones. En concreto, le interesa el concurso que prepara Renfe en cercanías, una espera que dulcifica apostando al AVE en Reino Unido. Hace unos meses, ya apuntamos al giro copernicano de Talgo, cuya especialidad, hasta el momento, ha sido la alta velocidad. Pero ahora, parece que empieza a dejar el monoproducto y se inclina por la diversificación. De hecho, según fuentes de la compañía, ya tiene identificadas y trabaja en varias licitaciones de cercanías y regionales. Eso sí, no acudirá indiscriminadamente a todas, sino sólo a las que encajen mejor y donde el valor añadido de su tecnología pueda ser diferenciador y valorable. Entre estas posibles licitaciones, está el concurso que prepara Renfe, con una inversión de 1.500 millones de euros y que incluye nuevos trenes, así como la renovación de los actuales. Es aquí donde entra en juego el modelo de cercanías y regionales EMU que la compañía de la familia Oriol presentó en septiembre de 2016 y está desarrollando. Así, espera mejorar los resultados del primer semestre, pues aún falta tiempo para que saque tajada del macropedido de AVE de Renfe ni tampoco el AVE La Meca-Medina. Asimismo, hace unos días, Talgo se ha adjudicado la remodelación y renovación tecnológica de un segundo lote de vehículos para el metro de Los Ángeles (EEUU), por un valor de 15,76 millones de euros. El contrato original incluía 38 vehículos y ahora se ha ampliado a otros 36: en total, renovará 74. Y mientras, Talgo ha sido una de las cinco preseleccionadas para un pedido de 54 trenes por un importe de 3.135 millones en el AVE británico (concretamente, el HS2 Phase One, que conectará Londres y Birmingham a partir de 2026). Un gran contrato por el que pujará con la francesa Alstom, la alemana Siemens, la canadiense Bombardier y la japonesa Hitachi. El pulso entre estos fabricantes de trenes llegará el próximo año, aunque el vencedor no se sabrá hasta 2019. Eso sí, en este proyecto, Talgo no tendrá competencia española -CAF no ha sido seleccionada-, pero conviene destacar que el fabricante de trenes vasco sí tiene grandes esperanzas en el concurso de Renfe. Cristina Martín [email protected]