• La empresa de eólica marina hasta ahora está controlada al 50% por la española Gamesa y la nuclear francesa Areva.
  • Tras la fusión con Gamesa, Siemens -líder en eólica marina en la UE- barajaba comprar Adwen para subir su cuota de mercado al 70%.
  • Pero la estadounidense General Electric no se lo va a poner fácil: si suma Adwen sería el tercer grupo del mercado.
  • El plazo para ver qué pasa con la empresa de eólica marina acaba en septiembre, mes en el que las juntas de Gamesa y Siemens dirán sí a su fusión.
Parece que a la alemana Siemens le crecen los enanos, pues la estadounidense General Electric presentará una oferta por Adwen el próximo jueves. Es decir, pujará por la empresa de eólica marina que hasta ahora controlan al 50% la española Gamesa y la nuclear francesa Areva. Conviene recordar que la fusión entre Gamesa y Siemens planteó un triple escenario respecto al futuro de Adwen. La primera opción sería aceptar la oferta de un tercero por el 100% de la compañía. Segunda: Areva podría vender su 50% a Gamesa, operación sujeta a la autorización de los órganos de competencia alemanes. Y tercera: la nuclear controlada al 87% por el Gobierno francés compraría el 50% que posee Gamesa. Para estas dos últimas opciones se acordó además un precio mínimo de 60 millones de euros. Tras su fusión con Gamesa -que incluye su 50% de Adwen-, Siemens, que es el líder en eólica marina en la UE, barajaba comprar el 50% de Adwen que controla Areva para subir su cuota de mercado a cerca del 70%. En estos meses, también han sonado otros nombres de posibles novios, como Alstom o Vestas, destacando General Electric y el fabricante alemán de turbinas eólicas Senvion, que según Reuters están preparando sus ofertas. De hecho, la compañía estadounidense la presentará el próximo jueves, tal y como informó el pasado lunes la revista semanal La Lettre de l'Expansion. Por tanto, parece que General Electric no se lo va a poner fácil a Siemens. Y es que Adwen es una perita en dulce nada desdeñable para la compañía estadounidense que hasta ahora es un actor pequeño en eólica marina, pero si lograra adquirirla pasaría a ser el tercero de dicho mercado. Claro que también habrá que esperar a ver si otros, como Senvion, ponen su oferta encima de la mesa. El plazo para ver qué sucede al final con la empresa de eólica marina y quienes se convierten en sus dueños acaba a mediados de septiembre. Precisamente, en ese mismo mes se celebran las juntas de Gamesa y de Siemens, en las que sus accionistas dirán sí a su fusión. Cristina Martín [email protected]