• También ha influido su disputa con el Estado Mayor francés por el recorte de gastos militares.
  • Y sus planes de aumentar la contribución social generalizada para la Seguridad Social.
  • Lolito Macron ha descubierto que todos aplauden cuando les hablas de más servicios públicos pero no de aumentar los impuestos con los que mantener esos servicios.
Según una encuesta realizada por Ifop y publicada este domingo en el diario Journal du Dimanche, la popularidad del presidente francés Emmanuel Macron ha descendido 10 puntos porcentuales en un mes, pasando de 64% de encuestados franceses satisfechos en junio a un 54% en julio, recoge La Vanguardia. Son varios los factores. Por ejemplo, el anuncio de los planes para el sistema fiscal y la inminente reforma laboral que el Gobierno está preparando para finales del verano y ante la cual ya se han anunciado protestas de sindicatos y algunas formaciones políticas en septiembre, tras el periodo estival, prometen no dejar de tener un impacto negativo. "Para Emmanuel Macron, la entrada en la atmósfera ha sido brutal", resumió el director del departamento de Opinión de Ifop, Jérôme Fourquet, la evolución del presidente en sus primeros dos meses en el Elíseo, añade El País. Según el JDD, en la apreciación popular ha pesado también el pulso que Macron mantuvo los últimos días con el Estado Mayor francés y que redundó en la dimisión de su jefe, el general Pierre de Villiers. Un enfrentamiento en el que partidos políticos de todas las ideologías y el conjunto de la prensa francesa criticaron fuertemente la acción del presidente, al que acusaron de autoritarismo por forzar la marcha de De Villiers tras las críticas de este —en términos vulgares— a los planes del Gobierno de reducir este año el presupuesto para las fuerzas armadas. Otras de las medidas que prepara el Gobierno de Macron y que han incidido negativamente en la percepción de los franceses son los planes de aumentar la contribución social generalizada para la Seguridad Social, cuestión que inquieta especialmente a los jubilados, así como "la confusión en torno a las medidas fiscales" que planea el Ejecutivo. Esta materia ha provocado una fuerte pérdida de popularidad (25 puntos menos) entre los electores del partido centrista MoDem, aliado de Macron en las elecciones, y entre los conservadores de Los Republicanos (caen 11 puntos). En resumen, Lolito Macrón ha descubierto que todos aplauden cuando les hablas de más servicios públicos pero no de aumentar los impuestos con los que mantener esos servicios. Y si encima les dices que o trabajan o perderán el empleo... y ya no te consideran progresista. Andrés Velázquez [email protected]