• La Audiencia Provincial de Baleares acuerda que sea juzgada como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales.
  • El tribunal rechaza así aplicar la doctrina Botín como pedían su defensa, la Abogacía del Estado y la Fiscalía.
  • Un portavoz de Zarzuela se ha limitado a ratificar el "absoluto respeto a la independencia del poder judicial".
La Audiencia Provincial de Baleares ha acordado que la Infanta Cristina continúe en el banquillo de los acusados y sea juzgada como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales, cometidos presuntamente por Iñaki Urdangarín en el marco del caso Nóos, informan agencias. El Tribunal ha rechazado de este modo aplicar la doctrina Botín sobre la hermana del rey Felipe VI, como pedían su defensa, la Abogacía del Estado y la Fiscalía. Un portavoz de Zarzuela se ha limitado a ratificar el "absoluto respeto a la independencia del poder judicial" por parte de la Casa Real como único comentario a la decisión de la Audiencia. El tribunal provincial ha desestimado la cuestión previa planteada por la defensa de la Infanta sobre la no legitimidad de Manos Limpias para acusarla en solitario en la primera jornada del juicio por corrupción, que empezó el pasado 11 de enero en la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma. El tribunal ha desestimado la pretensión de la defensa de la Infanta, que había solicitado que anulara parcialmente el auto de apertura de juicio oral y archivara el caso en lo que se refiere a la responsabilidad penal de doña Cristina, una tesis que también apoyaron la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, que ejerce la acusación particular en nombre de Hacienda. Dos consideraciones: ¿por qué a la Infanta no se le aplica la misma doctrina que al famoso banquero Botín, por el hecho de ser Infanta y tener que ser más duro con ella? ¿Y si no lo hubiera sido? Y dos: nadie podrá negar que en España la justicia, aunque lenta, funciona, porque hasta un miembro de la supuesta 'casta económico-aristocrático-aparato-estatal-heredera del franquismo' se ha sentado en el banquillo… Andrés Velázquez [email protected]