• El último ejercicio de la cadena textil sueca tampoco es bueno: gana un 14% menos y las ventas sólo suben un 4%.
  • Su debilidad también se ve en bolsa: se desplomó un 32% en 2017 y en lo que va de año, cae un 15%.
  • Todo ello por el cambio de comportamiento en los clientes (compran más 'online' que en tienda) y los costes de gestión.
  • Tiene un plan de optimización de tiendas e intenta afrontar la difícil competencia de la moda a bajo coste con la marca Afound -un 'outlet'-.
  • Mientras, Uniqlo, conocida como el Zara japonés, ya vale más que H&M en bolsa y abrirá su primera tienda en Suecia en otoño.
  • Por su parte, Primark tiene una capitalización similar a la textil sueca, pero en España le ha ganado la batalla de las ventas.
  • Y además, H&M suma polémicas: sudadera racista con el mensaje "El mono más guay de la jungla"  y unos calcetines donde se puede leer "Alá".
Parece que a Hennes and Mauritz (H&M) últimamente le crecen los enanos. Y es que ya no es rival para Inditex y no pelea por el liderato textil mundial, pero al mismo tiempo, Uniqlo y Primark amenazan con arrebatarle su medalla de plata. Esto último es lo que más le quita el sueño en estos momentos… El último ejercicio fiscal (diciembre 2016-noviembre 2017) de la cadena textil sueca, al igual que el anterior, tampoco ha sido bueno. En concreto, ha ganado 1.655 millones de euros, lo que supone un descenso del 14%; el beneficio operativo ha sido de 2.103 millones (también -14%) y las ventas, sin contabilizar el IVA, sólo han subido un 4%, hasta los 20.449 millones, afectadas por el descenso del cuarto trimestre (-4%) a causa de la climatología. La debilidad de H&M también se ve en la bolsa, pues en 2017 acumuló un desplome del 32%, destacando la caída del 13% cuando dio cifras de facturación en diciembre. Además, en lo que va de año, sus acciones ya han caído un 15% y este miércoles, tras conocerse los resultados, ha caído un 8%. ¿A qué se debe su debilidad? H&M culpa al cambio de comportamiento en los clientes (compran más online que en tienda física) y los costes de gestión. Por ello está inmersa en un plan de optimización de la red de tiendas (cerrará más y abrirá menos): en este ejercicio echará el cierre en 170 -su mayor cifra de la última década- y abrirá las puertas de 390, cifras que contrastan con las 91 y 479, respectivamente, del último año fiscal. Ahora cuenta con un total de 4.739 establecimientos y entrará en dos nuevos mercados físicos (Ucrania y Uruguay) y cuatro online (Kuwait, India, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Al mismo tiempo, la textil sueca intentará afrontar la difícil competencia de la moda a bajo coste con una nueva marca, Afound. Se trata de un outlet, una tienda de descuento donde tendrá marcas conocidas tanto propia como externa a la cadena. Lo abrirá en su casa, Suecia, con una gran apuesta online y una tienda física. Mientras, Uniqlo, conocida como el Zara japonés, ya vale más que H&M en bolsa y abrirá su primera tienda en Suecia en otoño, como informó Economía Digital. Además, ha llegado a un pacto con El Corte Inglés para abrir planta en tres de sus centros y tiene dos tiendas físicas en Barcelona. Por su parte, Primark tiene una capitalización cercana a la de H&M (22.000 millones frente a 24.900), pero en España le ha ganado la batalla de ventas: 1.368,9 millones ( 17%) según El Economista, frente a los 832 millones de la textil sueca ( 3%). Y por si la debilidad de negocio no fuera suficiente, H&M suma también unas cuantas polémicas recientes. En concreto, ha tenido que cerrar temporalmente en Sudáfrica por las protestas por una sudadera que anunciaba un niño negro con el mensaje "El mono más guay de la jungla" y recientemente, ha retirado unos calcetines infantiles ante las críticas porque en el dibujo se puede leer el nombre "Alá". Cristina Martín [email protected]