• Es decir, un 4,2% del PIB sobre la deuda neta, según ha explicado el Banco de España.
  • Mientras, en los países de la eurozona, el impacto sólo fue del 1,9%.
  • Eso sí, el coste fiscal de Chipre (20,8%), Grecia (19,8% del PIB) e Irlanda (19,6%) supera al de España.
  • Claro que a otros como Dinamarca o Luxemburgo, las ayudas a la banca les generaron retorno y pudieron bajar algo su deuda.
  • Entre 2008 y 2015, España usó 61.900 millones para sanear su sistema financiero; Alemania, 64.200 y Francia, 100.100.
Parece que a España le salió caro rescatar a la banca, pues el impacto fiscal fue de 44.900 millones de euros, el doble que en la zona euro. Es decir, un 4,2% del PIB de 2015 (que se situó en el 1,07 billones) sobre la deuda neta, según ha explicado el Banco de España en un artículo analítico. Mientras, en los países de la zona euro, el impacto fiscal sólo fue del 1,9%. Eso sí, el coste fiscal de Chipre (20,8% del PIB), Grecia (19,8%) e Irlanda (19,6%) fue bastante superior al de nuestro país. Claro que a otros como Dinamarca, Francia, Luxemburgo o Suecia, las ayudas a la banca no sólo no tuvieron un impacto fiscal sino que les generaron un ligero retorno positivo. De esta manera, pudieron bajar algo su endeudamiento. Entre los años 2008 y 2015, España usó 61.900 millones para sanear su sistema financiero. Dicha cifra provenía de la inyección de 174.300 millones aprobada, la más elevada de toda la zona euro. Por su parte, en igual periodo, Alemania y Francia dieron el 'ok' a unas inyecciones de capital de 114.600 millones, algo inferiores a la de España. Pero eso sí, usaron mucho más para sanear sus bancas: 64.200 millones y 100.100, respectivamente. Bulgaria y Croacia fueron los únicos que no inyectaron capital en sus sistemas financieros. El Banco de España señala que considerando el aumento bruto de los pasivos, las intervenciones en el sector financiero han aumentado la deuda pública cerca del 4,8% del PIB, tanto en la eurozona como en España. Cristina Martín [email protected]