• La patronal, Fomento del Trabajo, se suma a las voces que denuncian el carácter plebiscitario de las elecciones.
  • "Es obvia la incertidumbre empresarial ante este debate político, que pone en cuestión la pertenencia a la Unión Europea".
  • También piden respeto al "marco legal, en un entorno de seguridad jurídica de libertades, derechos y obligaciones".
La principal patronal catalana, Fomento del Trabajo, que preside Joaquim Gay de Montellà (en la imagen), ha salido de su hermetismo por el 27-S y ha entregado un documento a los partidos catalanes en el que plantea una enmienda a la totalidad sobre lo que está ocurriendo en Cataluña con la convocatoria de elecciones y el carácter plebiscitario con que están planteadas por Artur Mas. El texto deja poco espacio a la ambigüedad. Denuncia, en primer término, la "tensión y máxima preocupación desde la perspectiva económica y empresarial" que está generando el debate soberanista, que "incorpora una dimensión política extraordinaria y excepcional". Y deja claro, además, que esa incertidumbre de los empresarios está creciendo en paralelo a las nuevas formas del desafío en la región, como poner en cuestión la pertenencia de Cataluña a la UE, "con todas las consecuencias que esto tiene para el sistema financiero catalán, entre otros". Fomento del Trabajo rechaza el carácter plebiscitario de las elecciones y exige que el próximo Gobierno de la Generalitat se forme "dentro del marco legal, en un entorno de seguridad jurídica de libertades, derechos y obligaciones" y con "estabilidad". Le falta añadir que es todo eso es lo que ha puesto en solfa el Ejecutivo de Artur Mas. Además, el documento pone sobre la mesa otras propuestas que considera prioritarias, como una nueva fiscalidad, ya que la "presión" que ha sufrido la economía catalana en los últimos años "ha perjudicado su capacidad de atracción de nuevas inversiones respecto a otros territorios". Piden a la Generalitat que acabe con una anomalía, que el tipo máximo del IRPF sea el más alto de España y uno de los más elevados de Europa, y exige la supresión del impuesto sobre el Patrimonio y reducir el de Sucesiones y Donaciones. Y al Estado, le recuerda que no ha cumplido sus compromisos para corregir el déficit de inversiones en infraestructuras estratégicas. Otras propuestas apuntan a mejorar el marco jurídico, más seguro y estable, a avanzar en la eficiencia de la administración pública, mediante la simplificación normativa, y a fomentar la competitividad mediante la internacionalización, la innovación y la formación. Rafael Esparza [email protected]