• En el ámbito del bien común defiende una 'España solidaria': "No al nacionalismo. No al terrorismo. Sí a la solidaridad entre las regiones de España".
  • Se propone también la 'promoción de la familia como fuente de escuela de solidaridad'.
  • "Exigimos pleno empleo permanente para todos los trabajadores y un salario justo y digno", añade.
  • En la educación, "defendemos que son los padres los primeros responsables en la educación de los niños".
El partido político Sain (Solidaridad y Autogestión Internacionalista) tiene un programa electoral que se resume en diez puntos que respetan los principios no negociables. En primer lugar, aboga por la 'desaparición del hambre y por la solidaridad con los inmigrantes. "Nos proponemos que la sociedad española luche contra el genocidio político del hambre que asesina a 100.000 personas al día y obliga a millones de personas a emigrar". Apuesta por la 'democracia real (autogestión). "Poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Defensa de la libertad religiosa y reconocimiento de la aportación de la Iglesia católica a la promoción integral y colectiva de la persona, especialmente de los empobrecidos, a la cultura solidaria de Europa y a la lucha por la justicia". Propone la 'desaparición del paro y la explotación laboral'. "Exigimos pleno empleo permanente para todos los trabajadores y un salario justo y digno. El trabajo debe estar por encima del Capital". Asimismo, incide en la 'lucha contra la corrupción política'. "Bajada de los salarios de los cargos políticos electos al salario mínimo interprofesional y financiación de los partidos con las aportaciones de sus militantes". En el ámbito del bien común defiende una 'España solidaria'. "No al nacionalismo. No al terrorismo. Sí a la solidaridad entre las regiones de España y entre los pueblos de la Tierra, especialmente con los más empobrecidos. Sí al internacionalismo". Se propone también la 'promoción de la familia como fuente de escuela de solidaridad. "La familia solidaria debe ser la célula básica del edificio social y desde ahí debe organizarse políticamente". En cuanto a la defensa de la vida, defiende 'la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural': no al aborto, no a la manipulación de embriones humanos, no a la eutanasia. Igualmente, aboga por la 'promoción de una educación solidaria y autogestionaria, "frente al actual sistema educativo subordinado al estado y al mercado. Defendemos que son los padres los primeros responsables en la educación de los niños". Sain luchará también 'contra la especulación de la vivienda'. "El derecho a una vivienda digna y adecuada debe ser defendido para todos". Por  último, defiende también la 'desaparición de la esclavitud infantil'. "Trabajamos para denunciar y erradicar una de las mayores vergüenzas de nuestro tiempo ante la complicidad y el silencio de los organismos internacionales". Andrés Velázquez [email protected]