• Hablo del PSOE, no de Pedro Sánchez, aún enloquecido con ser presidente del Frente Popular, con Podemos en la chepa.
  • Y si Rajoy se resiste a hacerse a un lado, Rivera y el felipismo buscarán un Mario Monti, un independiente, para la Moncloa.
  • Todo ello ante la más que previsible parálisis postelectoral.
  • Y en el PP también están en la conspiración (PP sí, Rajoy no), sólo que nadie se atreve a decirlo en voz alta.
  • Y lo peor es que, o cambian los líderes, o esa gran coalición sería un gobierno de un año.
  • La alternativa son unas terceras elecciones… que bien podría ganar Podemos.
Sánchez (en la imagen junto a Rivera), tu cabeza es hermosa, pero sin seso: estamos ante el socialista que asesinó al PSOE. Todo el mundo está harto de él en el partido. A estas alturas, Sánchez se empeña en ser el presidente del gobierno apoyado en un Frente Popular, introduciendo a los leninistas de Podemos y a Pablito Iglesias en el Ejecutivo. Situación a cinco días del domingo 26: Ciudadanos y PSOE están de acuerdo en la gran coalición que propuso Mariano Rajoy, sólo que sin Mariano Rajoy. Y en el PP muchos apoyan la moción aunque no se atrevan a decirlo, de la misma forma que los felipistas no se atreven a decir que el domingo por la noche Pedro Sánchez debe salir por la puerta si no quiere salir por la ventana. Aquí los únicos que no parecen darse cuenta de ello son Rajoy y Sánchez. Rajoy porque se queda sin aforamiento, Sánchez porque se marcha a casa. En cualquier caso, el consenso se va formando alrededor de PSOE, C's y el propio PP se encierra en una gran coalición sin Rajoy y sin Sánchez. Y a pesar de ello, con el miedo a que sea un gobierno inestable de un año que dé el poder a Pablito Iglesias, el PNN de Mordor. La otra opción es la de Mario Monti, un hombre de reconocido prestigio que enarbola un gobierno de tecnócratas. Pero nadie asegura que eso sirva, no para mejorar la economía ni para mejorar los principios (¿qué principios?). No para asegurar la estabilidad frente a los comunistas de Podemos. Y si no, pues unas terceras elecciones. Claro que esas sí que las gana Podemos. Eulogio López [email protected]