• "Mucha gente podrá decir con su voto que (los políticos actuales) no nos representan", señala este colectivo formado al 100% por voluntarios.
  • En las últimas elecciones, esta opción, para los que no encuentran ninguna que les satisfaga obtuvo 10.060 votos.
  • Pero sus opciones son limitadas: como partido extraparlamentario, se ve obligado a presentar firmas y sólo lo ha logrado en 12 provincias.
  • El próximo domingo están llamados a votar 36,5 millones de españoles, un millón y medio más que el pasado 20-D.
  • Descripción del voto distinto en España: 187.771 (0,75% del total) votos en blanco, 226.997 (0,9%) votos nulos y 9.280.639 personas (26,8%) optaron por la abstención en las elecciones de diciembre.
Quedan apenas seis días para las elecciones del 26-J, pero son muchos los que aún no tienen decidido su voto o no encuentran un partido que les satisfaga. La incertidumbre, la corrupción, la falta de diálogo, etc. han dado alas a Escaños en Blanco, otra alternativa para el descontento político, que no ocupará su escaño ni cobrarán, es decir, renunciarán a sueldos y subvenciones, caso de ser elegidos. De esta manera, "mucha gente podrá decir con su voto que (lso políticos actuales) no nos representan", señala este colectivo formado al 100% por voluntarios. Una alternativa para los que no encuentran ninguna opción de voto que les satisfaga y que en las últimas elecciones, las del 20-D obtuvo 10.060 votos en el Congreso y casi 90.000 en el Senado. Escaños en Blanco tiene cuatro objetivos: dejar el escaño vacío, no cobrar salario ni subvención por la representación política, dar valor y visibilidad al descontento y ser una forma de utilizar el voto para expulsar a los políticos de las instituciones. Esto último puede tener quizás cierto matiz de antisistema, pues si te presentas a unas elecciones uno de los objetivos es lograr y ejercer representación. escaños en blanco mapa Pero las opciones de esta alternativa son limitadas. Como partido extraparlamentario que es se ha visto obligado a recoger firmas para poder presentar sus candidaturas. Al final, sólo lo ha logrado en 12 provincias (Almería, Asturias, Vizcaya, Cantabria, Córdoba, Huesca, Murcia, Pontevedra, La Rioja, Tenerife, Teruel y Zaragoza), como le pasó el 20-D. Recuerden que a principios de 2011, algunos partidos (PP, PSOE, CiU y PNV) cambiaron la ley electoral, obligando a los partidos extraparlamentarios a recoger el 0,1% del censo electoral para poder presentar sus candidaturas. Pero esta vez, los partidos que no tienen representación han tenido una dificultad extra: en unos pocos meses han tenido que recoger firmas dos veces: una para el 20-D y otra para el 26-J, en la que están llamados a votar 36,5 millones de españoles, un millón y medio más que en las últimas elecciones. Por ello no es de extrañar que Escaños en Blanco considere que esta exigencia de las firmas va contra la democracia. Y es que el cambio aprobado en 2011 ha repercutido en el número de candidaturas: de las 1.111 al Congreso y las 1.220 al Senado que se presentaron en 2008 se pasó a 593 y 597 en 2011. El panorama sólo mejoró un poco el 20-D, cuando hubo 605 candidaturas al Congreso y 657 al Senado, pero ahora las cifras han vuelto a caer, hasta las 548 y 588, respectivamente. Asimismo, al igual que otros partidos, Escaños en Blanco pide una reforma de la ley electoral, en la que todos los votos valgan lo mismo. Conviene destacar que es una alternativa distinta al voto en blanco (que en alguna ocasión, por decisión de la autoridad electoral ha ido a parar a la lista más votada), el voto nulo o la abstención. En las últimas elecciones, celebradas hace seis meses, en las que 34,98 millones de españoles estaban llamados a votar, hubo: 187.771 (0,75% del total) votos en blanco, 226.997 (0,9%) votos nulos y 9.280.639 personas (26,8%) optaron por la abstención en las elecciones al Congreso. Unos registros que fueron aún más elevados en el caso del Senado. Si a estos sumamos los votos de Escaños en Blanco, podemos decir que 9,7 millones de personas mostraron su descontento e insatisfacción en el Congreso y 11,6 millones en el caso del Senado. ¿Hará todo esto reflexionar a los principales partidos? Veremos, desde luego no es baladí, pues supuso el 28% y un tercio del electorado, respectivamente. Cristina Martín [email protected]