• En respuesta, Giménez Barriocanal quiere entregar 13TV a las grandes 'major", todas ellas con gran sensibilidad cristiana.
  • Por ahora, negocia con Fox y quieren hacerlo con Sony.
  • El vicepresidente de la Conferencia Episcopal (CEE) exige que 13TV sea un canal católico y no del PP.
  • Pero fue el secretario general de la Conferencia, padre Gil Tamayo, quien entregó el canal 13TV a Soraya Sáenz de Santamaría.
  • Y aún así, ¡no ha conseguido ser obispo!
  • Encima, 13TV  es un saco de pérdidas: otros 11 millones de euros en 2016.
  • Al final, la receta de los cardenales Cañizares y Osoro para 13TV es que sea un canal de apostolado, con menos audiencia pero también menos gastos.
Al cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, nuevo vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), se le ha acabado la paciencia con el canal de TDT de los obispos, 13TV. Monseñor Cañizares se ha plantado ante la actitud del secretario general de la CEE, padre Gil Tamayo -el que confunde pérdidas con inversiones- y ante el presidente de la COPE y de 13TV, Fernando Giménez Barriocanal, que se ha empeñado en presidir, además de la COPE, 13TV, un canal que perdió otros 11 millones de euros en 2016 y al que la Iglesia dedica más dinero que a la propia Caritas. Frente al duo laico-clerical (en la imagen), la idea de Cañizares, que cuenta con el apoyo del cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, es muy clara: si la Iglesia tiene medios informativos, la principal función de esos medios consiste en evangelizar, no en convertirse en una plataforma de poder político al servicio del PP y para que Gil Tamayo y Barriocanal se codeen con la clase política y los señores de la prensa. Cañizares es muy consciente de que el padre Gil Tamayo y su segundo, el presidente de la COPE, y ahora también de 13TV, Fernando Giménez Barriocanal, entregaron 13TV a Soraya Sáenz de Santamaría a cambio de una licencia. Y, a pesar de ello, Gil Tamayo no ha conseguido ser obispo. Y Barriocanal no ha conseguido que le nombren primer ejecutivo del banco vaticano, su sueño de senectud. En definitiva, 13TV es un canal del Partido Popular. De cristiano no tiene mucho, pero en Moncloa están felices con él. Trabaja para el Marianismo, cuya doctrina es, como se sabe, ascética y mística, 50 por 50. Y a todo esto se une el pequeño detalle de que la gestión de Barriocanal en 13TV ha resultado un desastre: los precitados 11 millones de euros de pérdidas en 2016, una audiencia que sigue anclada en el 2% y unos números rojos acumulados desde su nacimiento que ya suman los 70 millones de euros. La tesis de Cañizares no va por ahí. Junto a Osoro, quieren un canal inequívocamente católico, con menos audiencia, si se quiere (ahora tampoco está como para tirar cohetes, anda por el 2%) pero con menos gastos. Y dedicado al apostolado como premio objetivo. Esto poco tiene que ver con el proyecto Tamayo-Barriocanal. Por ejemplo, la filosofía de National Geographic (FOX, con quien negocia el presidente de la COPE) es de lo más cristiana: atea, darwinista, antinatalista, etc. Y el propio grupo Fox, de los Murdoch, es derecha pagana y ligeramente masónica. O sea, como el PP, pero ajena a los objetivos del Cuerpo Místico. Más que ajena, contraria. La Iglesia no pinta nada como alfil del Partido Popular. Y los medios de la Iglesia están para defender a Cristo, no a Mariano. Eulogio López [email protected]