• Traducido: el presidente de la COPE se chotea del cardenal Cañizares, a costa de la TV 'católica'.
  • El obispo de Valencia le pidió un medio que evangelizara.
  • Pero su hombre, Julián Velasco, no sabe cómo hacerlo. Así que han decidido vender a los muy católicos Sony y Fox.
  • Eso sí, manteniendo la retransmisión de la Santa Misa y algún programa pío.
  • Es decir, que será cristiano a tiempo parcial y anti-periodístico a tiempo total.
  • De postre, Antonio Jiménez intenta traspasar el Cascabel a Atresmedia.
Fernando Giménez Barriocanal, presidente de la COPE y vicesecretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), conocido como el cardenal laico, negocia con Fox y Sony la venta del canal de televisión 13TV. Para ser exactos (se trata de una concesión administrativa, ergo no puede venderse) propone un alquiler a las dos 'major' pero manteniendo, como una especie de postizo, los espacios estrictamente religiosos. Es decir, que 13TV será un canal cristiano a tiempo parcial y anti-periodístico a tiempo total. ¿Por qué esto? Cañizares es el único miembro de la Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE) capaz de tenérselas tiesas con Barriocanal, un personaje convencido de que los obispos pasan pero él permanece. Cañizares le dijo a Barriocanal que mantiene demasiados cargos y que debía dejar alguno, así que decidió nombrar a Julián Velasco director general de la COPE, como presidente de 13TV. Él cesa como presidente de la tele pero permanecía en la Presidencia de la cadena COPE. Eran los tiempos en que Barriocanal presumía de su exitazo en la COPE gracias al conocido pío Carlos Herrera, el de la Virgen de la Candelaria y venerada por los guanches, antes de que los españoles les enseñáramos a los guanches quién era la madre de Dios. Ya saben, el crucifijo del siglo II antes de Cristo. Al mismo tiempo, Cañizares le dijo que se dejara de hacer política desde 13TV y que se evangelizara. Sólo que como no sabe hacer una televisión cristiana, ni Barriocanal ni Velasco, decidieron que lo mejor era alquilar el canal a una 'major', todos ellas ansiosas de predicar la palabra de Dios. Para Barriocanal, un canal católico es aquel que retrasmite la eucaristía desde un Iglesia. Y eso es muy católico, pero no es periodismo católico. Y así, 13TV se va desmantelando y Barriocanal podrá decir que está cumpliendo las órdenes del cardenal Cañizares. No es cierto, pero esa es la ventaja de don Fernando: los obispos no se dedican a escuchar la radio ni a ver la televisión. Y un obispo, ocupado en otros menesteres, no tiene tiempo para distinguir lo de Juan Pablo II: una cosa es el periodista católico y otra el periodismo cristiano. Los periodistas católicos deberían hacer periodismo católico pero a veces cuelgan la cabeza, junto al sombrero, al entrar en la redacción. Algunos incluso cuelgan el corazón. Y claro, en ese ambiente, no es de extrañar que Antonio Jiménez, el del Cascabel, haya ofrecido su espacio, estrella de 13TV, a Atresmedia. Eulogio López [email protected]