• O sea, decidir si deja los colegios electorales de Barcelona o no para el referéndum ilegal.
  • El teniente alcalde de Pontons, contrario a permitir el 1-O en sus colegio, así como el alcalde de Mataró (Barcelona), David Bote.
  • Unos 560 alcaldes ya han confirmado a Junts Pel Sí que podrán contar con sus locales.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, enviaron una carta a los alcaldes catalanes para avisarles de que debían ceder locales públicos que habitualmente se utilizan como puntos de votación para celebrar el referéndum del 1 de octubre y daban 48 horas para confirmar que así se hará o para comunicar cualquier cambio o alegación, informa Antena 3. Tras la notificación unos 560 alcaldes ya han confirmado a Junts Pel Sí que podrán contar con sus locales para la celebración de la consulta, sin embargo otros ayuntamientos liderados por partidos como el PP o el PSC no se han pronunciado todavía. A la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (en la imagen), le ha llegado la hora de salir de su ambigüedad habitual, de mojarse, y decidir entre facilitar el referéndum o no abrir las puertas de los locales municipales en los que se colocaron las urnas en las últimas elecciones autonómicas de diciembre de 2015, recoge Noticias de Álava. Colau aún no ha respondido la carta del president Carles Puigdemont enviada ayer a todos los regidores catalanes a los que da 48 horas para que aclaren si cederán locales municipales para el referéndum. A través de Twitter, Colau explicó que ha pedido al secretario municipal del Ayuntamiento de Barcelona que compruebe la disponibilidad de los locales que se utilizan para las votaciones. La alcaldesa insiste en que mantiene la plena disposición a facilitar la participación "en cualquier movilización democrática, sin poner en riesgo ni a la institución ni a los funcionarios". La líder de los comunes se comprometió a dar una rápìda respuesta. Por su parte, el teniente alcalde de Pontons, Josep Tutusaus, se niega a ceder los colegios electorales y asegura que si ceden locales habrá gente de su municipio que se enfadará pero en caso de no cederlos, también habrá gente molesta y por ello le dice a Carles Puigdemont que ya que es "un referéndum que quiere convocar él, que lo haga él y que no nos ponga en un compromiso a los alcaldes de Cataluña". El alcalde de Mataró (Barcelona), David Bote, también ha reiterado en varias entrevistas radiofónicas que no va a ceder locales para la consulta y que a pesar de las presiones va a "cumplir la ley porque es la garantía de la democracia". "Uno tiene que mantenerse firme en sus convicciones", ha afirmado después de que este jueves cerca de 300 personas se concentraran frente a la sede del Ayuntamiento para pedirle que facilitara la celebración del referéndum del 1-O en el municipio. Andrés Velázquez [email protected]