miércoles, 13 diciembre 2017 Número de edición: 5322
Inicio > Publirreportaje > Cerveza y vacas se alían para cerrar el círculo

Cerveza y vacas se alían para cerrar el círculo

Cerveza y vacas se alían para cerrar el círculo

¿Vacas y cerveza Damm relacionadas? Parece raro, pero es uno de los casos que muestra con claridad en qué consiste la famosa economía circular. Las 90.000 toneladas anuales de bagazo que genera Damm en su fábrica de El Prat de Llobregat (Barcelona) se utilizan para la alimentación animal.

Muchas compañías destinan recursos para pasar de la economía lineal (extraer, fabricar, consumir y tirar) a la economía circular, es decir, darle un nuevo valor económico a los recursos que se incorporan en los productos para no tirar absolutamente nada. Pero la mejor manera de conocer de primera mano el cambio de paradigma es hacerlo desde un ejemplo concreto. Pongamos como ejemplo el caso de Damm y cómo desde lo que sería un subproducto, como es el bagazo -resultante del proceso de prensado y filtración del mosto que se obtiene de la cebada-, cierra el círculo.

De la tierra a la tierra pasando por la transformación

Damm está inmersa de lleno en la reorientación de sus procesos para pasar de la economía lineal a la circular, con el fin de mejorar los resultados económicos a través de la eficiencia en la utilización de recursos, reduciendo la generación de residuos al mínimo y consiguiendo un impacto social y ambiental positivo.

ok PratPara la elaboración de sus cervezas, Damm compra cebada local que transforma en malta en su propia maltería. La malta que se obtiene, junto con el arroz y el lúpulo, se utiliza en la planta de El Prat durante el proceso de elaboración. De la cocción se obtiene el bagazo, que contiene unas propiedades nutritivas excelentes para la alimentación de las vacas gracias a su importante contenido en proteína -que llega a superar el 25%-. En lugar de desecharlo, el 100% de las más de 90.000 toneladas anuales de bagazo que genera Damm se vende íntegramente para la alimentación de las vacas a decenas de granjas que se dedican a la producción y comercialización de leche.

El bagazo tiene unas propiedades nutritivas excelentes para la alimentación de las vacas

La Fageda es una de estas granjas. Las vacas de la cooperativa, que produce miles de yogures y postres lácteos al año, cuentan en su alimentación con bagazo de Damm. La cantidad de bagazo que actualmente se destina a esta granja es del 1,5%.

Vemos, por tanto, como, de esta forma, Damm está contribuyendo a cerrar el círculo, devolviendo el cereal a su origen. Y no sólo eso, sino que con esta acción Damm también contribuye a la acción social que rige la actividad de La Fageda.

El ADN de La Fageda

Crear ocupación desde los postres lácteos para discapacitados psíquicos o personas con trastornos mentales está en el ADN de La Fageda que nació a principios de los años 80 como una experiencia piloto para tratar de sacar a los enfermos mentales de los hospitales psiquiátricos y del estado de marginación social que padecían. Al constatar que el desarrollo de una actividad laboral es algo fundamental en la vida de cualquier persona, en 1982 La Fageda puso en marcha en Olot (Cataluña) un proyecto empresarial con el objetivo de insertar laboralmente y socialmente a las personas con discapacidad psíquica o trastornos mentales severos de la comarca de La Garrotxa. En 1987, se instaló en su sede actual, en el Mas Els Casals, dentro de la reserva natural de La Fageda d’en Jordà.  En la actualidad, es una organización con más de 300 personas.

Damm también contribuye a la acción social que rige la actividad de La Fageda

Las actividades productivas se realizan en el Centro Especial de Trabajo. Gracias a la variedad de las iniciativas que desarrolla (granja de vacas, fábrica de lácteos y helados, obrador de mermeladas, jardinería y servicio de atención al visitante) se puede dar respuesta a todas las demandas de trabajo que el colectivo de personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental crónica presenta en la zona.

En lo que se refiere a su labor asistencial, La Fageda presta un servicio de terapia ocupacional, servicios de vivienda y de ocio, deporte y cultura.

Cómo desde la RSC de Damm y La Fageda se cierra el círculo: cebada-cerveza-leche-tierra

En la actualidad, casi 1400 toneladas anuales de bagazo va directamente al centro de La Garrotxa. Así que las famosas vacas de La Fageda (a las que incluso se les pone música clásica para que sean “vacas felices”) comen un subproducto con grandes propiedades nutricionales y que, de otra forma, se hubiera convertido en un residuo.

Más vacasY así millares de vacas de la zona. La cebada sale de la tierra, pasa por la maltería y la fábrica de El Prat de Damm para conseguir cerveza, continúa su proceso como alimento para las vacas y retorna a la tierra como abono, ayudando a volver a producir cebada.

La economía circular no es una teoría o un modelo económico. La RSC de Damm tiene claro que cerrar el círculo no es una opción. Es una obligación. ¡El círculo está servido!

© Fotografías cedidas por la granja La Fageda.