martes, 20 febrero 2018 Número de edición: 5371
Inicio > Confidencial > CEE. Ricardo Blázquez, reelegido presidente de los obispos españoles: como si nada ocurriera

CEE. Ricardo Blázquez, reelegido presidente de los obispos españoles: como si nada ocurriera

CEE. Ricardo Blázquez, reelegido presidente de los obispos españoles: como si nada ocurriera
  • Cañizares ha renunciado a la batalla.  A pesar de eso, obtuvo 20 votos.
  • Monseñor Blázquez pretende reformar la curia de la Conferencia Episcopal. Es fácil: cierre la Conferencia. La mejor curia es la que no existe.
  • Lo más sorprendente: el discurso programático de Blázquez ha resultado inane: como si nada estuviera ocurriendo en la Iglesia y en la cristiandad españolas.
  • Con su reelección sale fortalecido Giménez Barriocanal. Ahora ya puede lanzarse a presidir la banca vaticana.
  • Y cuando consiga quebrarla, tendremos la Iglesia pobre que algunos predican.

El cardenal arzobizpo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, recibió 52 votos, el cardenal arzobispo de Valencia, monseñor Antonio Cañizares recibió 20. Conclusión: Blázquez repite como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) por tres años, mientras 30 será el vicepresidente. Eso a pesar de que el titular de Valencia había insistido en que no quería que le votasen. En este sentido, sorprenden los 20 votos recibidos… a pesar de ello. Osoro, a pesar de haber hecho lo mismo que Cañizares, sólo obtuvo 4 votos.

Monseñor Blázquez pretende reformar la curia de la Conferencia Episcopal. Es fácil: cierre la Conferencia. La mejor curia es la que no existe.

Sobre todo, aquella que se comporta como los funcionarios de alta cualificación de Moncloa o de un Ministerio público. A lo mejor no pueden hacer otra cosa. Lo dicho, monseñor Blázquez: Si quiere reformar la curia lo que tiene que hacer es cerrar la Conferencia. Durante siglos no hubo CEE: no va a pasará nada malo -y mucho bueno- porque volvamos medio siglo atrás, que a veces es adelante.

Pero lo más sorprendente del discurso de monseñor Blázquez es que habló la onda expansiva del Concilio Vaticano II, de la reforma curial, y de los relojes del tiempo. Incluso se refirió a la violencia machista (cuántas mujeres asesinadas por la violencia machista) y se olvidó de la feminista (aborto) pero, en cualquier caso, todo en un tono de sorprendente normalidad Como si nada estuviera ocurriendo, no en la jerarquía española, que es lo de menos, sino en la iglesia y en la cristiandad españolas.

Eso sí que resulta asombroso.

Se me olvidaba lo más importante: con la reelección de Blázquez sale reformada la pareja con más poder en la jerarquía española: el cura Gil Tamayo y el presidente de la COPE y de 13TV, Fernando Giménez Barriocanal. Ahora sí que este debería lanzarse a la por la presidencia del banco vaticano. Y como conseguirá quebrarlo en seis meses, lograremos la iglesia pobre que algunos tanto predican. Más que pobre, miserable.

Por cierto, es curioso que Blázquez, que se considera seguidor del Papa Francisco, se haya negado a responder a una pregunta sobre el referéndum separatista catalán. Porque el propio Francisco sí lo hizo, y recordó aquello de que una cosa es que una colonia o similar se separe de la metrópoli para volver a ser ella misma, y otra separar lo que siempre ha estado unido: Cataluña de España. Al parecer, Blázquez no ha leído es entrevista del Papa.

Por lo demás, sin novedad señora Baronesa. El estado clínico del cristianismo en España, al parecer, es de estabilidad.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com