miércoles, 17 enero 2018 Número de edición: 5347
Inicio > Confidencial > Banca. Se acabaron los servicios gratuitos: a partir de ahora las entidades cobrarán hasta por respirar

Banca. Se acabaron los servicios gratuitos: a partir de ahora las entidades cobrarán hasta por respirar

Banca. Se acabaron los servicios gratuitos: a partir de ahora las entidades cobrarán hasta por respirar
  • Los bancos ya no retribuyen dinero sino que regalan televisores.
  • La Cuenta 1,2,3 del Santander cobra comisión de mantenimiento y por tarjeta de débito.
  • BBVA también aplica comisión de mantenimiento, por segundas o sucesivas tarjetas y por transferencias realizadas en la sucursal.
  • Lo mismo hace el Popular: cobra por el mantenimiento de la cuenta, por las tarjetas a partir del segundo año y por transferencias en oficina.
  • La ‘cuenta fácil’ de Bankia incluye una comisión que en 2015 subió de 44 a 48 euros.

El negocio bancario de toda la vida -prestar dinero con intereses- ha dejado de ser negocio y las entidades buscan desesperadamente otras fuentes de ingresos. No es sencillo, entre otras razones porque está muy instalada en la sociedad la idea de que los servicios que presta el banco deben ser gratuitos. Bastante ganan ya como para que, encima, me cobren por el mantenimiento de la cuenta o de la tarjeta como si se tratara del mantenimiento del coche.

Pero los bancos necesitan ingresos. Primera medida: sustituir la retribución de dinero por regalos varios, por ejemplo, televisores. Y en estos caso, incluso, los incentivos ya no son lo que eran. Un ejemplo: en 2015, Caixabank ofrecía una tablet LG o un televisor Led Samsung por domiciliar la nómina. En 2016 los regalos son la cafetera Nespresso Krups, el Smartphone LE o el reloj inteligente de Sony. En otras palabras, Caixabank ya no se gasta 300 euros (televisor) sino 50 (cafetera).

En esta línea, los clientes de la Cuenta Expansión del Sabadell, disfrutan de comisiones cero pero el banco ha rebajado recientemente la retribución en la devolución de recibos domésticos, del 3% al 1%.

Peor es el caso de ING, que en 2014 suprimió la devolución del 2% del importe total de los recibos básicos y desde entonces no ha vuelto a implantarla.

En todo caso, reducir los incentivos para captar clientes y suprimir la devolución de un porcentaje de los recibos no es suficiente. Las entidades necesitan ingresar más y han comenzado a cobrar por los servicios.

Es el caso de la Cuenta 1,2,3 del Santander, que sustituye al programa ‘Queremos ser tu banco’, que no cobraba comisiones si el cliente tenía domiciliada la nómina, la hipoteca o poseía acciones del banco. Eso se acabó. Además de las ventajas que ofrece, la Cuenta 1,2,3 incluye una comisión de mantenimiento de 36 euros al año y otra, también de 36 euros, por la tarjeta de débito.

Otra opción que ofrece el Santander, la cuenta ‘Día a día’, no cobra comisiones si se tiene domiciliada la nómina y tres recibos, y se realizan más de seis operaciones al mes con la tarjeta, pero sí incluye una comisión -a partir del segundo año- de 28 euros anuales por la tarjeta de débito y de 40 euros por la de crédito. ¡Ah! Y si no se tiene la nómina domiciliada, las comisiones de mantenimiento pasan de cuatro a ocho euros mensuales.

Por cierto, el banco que preside Ana Botín ya ha rebajado la remuneración de la Cuenta 1,2,3 del 3% al 1,5% en Reino Unido, debido a la bajada de las expectativas económicas en aquél país tras el Brexit. Además, han subido las comisiones de dos a cinco libras mensuales. Los analistas no descartan que el banco haga lo mismo en España en 2017.

Como se pueden imaginar, el Santander no es el único que ha tomado medidas. En marzo de 2015, BBVA sorteó un televisor Samsung entre los clientes que habían contratado una cuenta nómina desde octubre de 2014. Ahí acabaron los incentivos. En cuanto a comisiones, los clientes del banco que preside Francisco González sólo están libres de pagarlas por la primera tarjeta de débito o crédito. Además, en 2015 subió la comisión de mantenimiento a los no vinculados, de 36 a 48 euros anuales y las de transferencias -sólo cobra las realizadas en las oficinas- de 0,25% al 0,40%.

El Popular ofrece unas condiciones muy parecidas. Las comisiones de mantenimiento de las tarjetas se abonan a partir del segundo año y las transferencias son gratuitas únicamente si se realizan por internet o en cajero. En oficina siempre suponen algún cargo. Y la vinculación también es importante en el banco que preside Ángel Ron: si el cliente no tiene ninguna domiciliación, la comisión por el mantenimiento de la cuenta puede alcanzar los 120 euros anuales.

Bankia también premia la vinculación de sus clientes con la supresión de todas las comisiones. Ahora bien, en 2015, el banco nacionalizado que preside José Ignacio Goirigolzarri aumentó la comisión de mantenimiento de la ‘cuenta fácil’, de 44 a 48 euros al año.

Pablo Ferrer
pablo@hispanidad.com