Viernes, 28 abril 2017 Número de edición: 5159
Inicio > Confidencial > Asalto a Prisa. La vicepresidenta Soraya defiende a Cebrián

Asalto a Prisa. La vicepresidenta Soraya defiende a Cebrián

Asalto a Prisa. La vicepresidenta Soraya defiende a Cebrián
  • Y Janli juega a dividir el paquete de Telefónica (13%) entre Alierta y Pallete.
  • Alierta insiste en una fusión con Unidad Editorial, aunque a Urbano Cairo ha dejado de molarle el tema.
  • Prefiere la opción Galiano para fusionar El Mundo con el ABC.
  • Pero puede hacerse por las bravas. Entre Santander, HSBC, Caixa y Telefónica, suman el 40% del capital de Prisa.
  • Vender la piel del oso antes de cazarlo: Luis Blasco y Luis Velo se reparten cargos.

La agencia Bloomberg publicaba días atrás un despacho en el que plagiaba la información de Hispanidad sobre el asalto a Prisa. Y encima su información se quedaba vieja antes de nacer. Porque los términos de la ecuación han cambiado.

En efecto, a Urbano Cairo, propietario de RCS, es decir de Unidad Editorial, ha dejado de gustarle la fusión: no es el camino más corto para dejar de perder dinero en Unidad Editorial. Ahora le mola más el plan que le ha presentado Fernández Galiano, de su propia Unidad Editorial, y que también adelantara Hispanidad, para unir El Mundo y ABC, previa venta de Expansión y Marca, llamado a convertirse en un serio deportivo de alcance hispanoamericano.

En cualquier caso, César Alierta, quien, en efecto, capitanea la operación, continúa empeñado en ella. Si es el caso se tomaría a Prisa sin fusión. Recuerden que Telefónica, Santander, Caixabank y HSBC poseen el 40% de Prisa. Tiene a su favor un argumento: los emolumentos de Janli Cebrián (en la imagen, junto a Soraya Sáenz de Santamaría) son vergonzosos, especialmente para una empresa a la que ha llevado a la ruina.

Ahora bien, el asalto se ha complicado por una razón: Cebrián ha acudido a pedir socorro a la vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría, y esta se lo ha concedido. La Vice tiene claro que necesita el apoyo mediático -que le ha convertido en la intocable del Gobierno- en su carrera hacia la Moncloa. Y ahora El País y la SER están más dóciles que nunca con el Gobierno. Y siempre conviene mantener en pie a un amigo.

No sólo eso. Cebrián, que de conspiraciones algo sabe, está jugando a romper la participación de Telefónica en PRISA (13%). Porque al operación la dirige Alierta pero el nuevo presidente, Álvarez Pallete, no es amigo de que la compañía juegue a política, a medios o a cualquier otra cosa ajena a una operadora de telefonía.

Y mientras, algunos próximos a Alierta ya están vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. Por ejemplo, Luis Blasco o Luis Velo. El segundo salió de la compañía, el primero está en línea de salida.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com