Un herido en la sede del FMI y del Banco Mundial en París. Mediante un sobre, que explotó al ser abierto, hiriendo, en el momento de escribir esas líneas, a un funcionario en manos y cara. Al parecer, las heridas no son graves. Lo que es grave es que volvamos la sobre-bomba. Porque con cada nueva iniciativa terrorista aumenta el terror. Eulogio López [email protected]