Merece la pena escucharlo. Son las claves de la teología cristiana. Es decir, de la existencia. Y además es precioso. Hispanidad [email protected]