San José: día laboral y fiesta de precepto. El anticlericalismo se cargó la fiesta civil para fastidiar. Fue obra del socialismo de Felipe González pero el capitalismo no se ha quedado atrás. Por ejemplo, el capitalismo financista abre la Bolsa en Jueves Santo. Pero sólo es para fastidiar. El catolicismo es una religión social y, como recuerda el historiador Javier Paredes, necesita de los sacramentos, especialmente de la eucaristía dominical y en fiestas de precepto. Pero con ello abrió a los católicos una oportunidad para la coherencia: trabajo y eucaristía. Y los curas deberían ponerlo fácil. ¿Día laboral? Pues entonces las eucaristías especiales desde las seis de la mañana y, al terminar la jornada laboral, hasta las nueve de la noche. Hispanidad [email protected]