Ojo, es una ayuda durante un año para jóvenes inscritos en el sistema de garantía juvenil (una especie de FP paralela para conseguir trabajo para jóvenes). Está bien, pero recuerde, señora ministra Fátima Báñez (en la imagen): todo lo que sea subvencionar por no trabajar (aunque sea para conseguir trabajar) en lugar de pagar salarios dignos por trabajar, no es bueno: sólo alimenta la vagancia. Hispanidad [email protected]