Jerome Powell (en la imagen), presidente de la Reserva Federal, casi dice, porque casi no lo ha dicho, que va a subir los tipos de interés. De inmediato las bolsas se han hundido. Y cuidado, porque no se trata de subir los tipos de interés (eso beneficia a la banca pero no al mundo) sino de reducir la cantidad de dinero en circulación… que eso sí que constituye un problema gravísimo de la economía mundial. Hispanidad [email protected]