Félix Millet, el presidente del Palau de la música de Barcelona, condenado a 9 años de cárcel por tramitar mordidas de empresas como Ferrovial, a Convergencia. En primer lugar, el susodicho tiene 82 años y está en una silla de ruedas. Así que, como afirma su abogado, Abraham Castro, comentando la alta probabilidad de riesgo de fuga: "como no le ponga un turbo a la silla de ruedas".  El juez atiende la petición del fiscal. Por si no ha quedado claro: a los corruptos, fusiladlos. Bueno, al menos a los intermediarios, 'técnicos', del asunto. Paralíticos a la fuga. Hispanidad [email protected]