El sistema de reparto, es decir, nuestro sistema público de pensiones, significa que una generación, la actual en activo, está pagando la pensión de sus padres. Y me parece un sistema más justo que el de capitalización. Ahora bien, el problema es cuántas pensiones tiene que pagar la actual generación en activo, dado que el envejecimiento de la población es terrible, el coste de las pensiones ha disparado. En diez años, hemos pasado del 21 a casi el 30% del gasto público total. Por tanto, si la población sigue envejeciendo y no se retrasa la edad de jubilación, y no se fomenta la natalidad, querido Mariano, puedes lograr el pleno empleo que no servirá para pagar las pensiones. Así que lo que tienes que hacer es eso: la medida urgente, que es retrasar la jubilación, y la medida importante: impulsar la natalidad con un salario maternal que permita a la mujer quedarse a criar y educar a sus hijos en su casa y percibir con ello un salario. Porque o se aumenta la natalidad o nos vamos a la porra. Tengan en cuenta que el envejecimiento de la población no sólo dispara el primer gasto público del país -las pensiones- sino que también dispara el segundo epígrafe de gasto, que es la sanidad. Hispanidad [email protected]