El ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), ha pergeñado una ley de crédito inmobiliario para dar respuesta a las reclamaciones sobre hipotecas (cláusulas suelo, desahucios, etc.) que se convirtieron en la estrella de la crisis. Por ejemplo, Ada Colau logró ser alcaldesa de Barcelona gracias a eso. El esqueleto de la norma consiste en favorecer las hipotecas a tipo fijo frente a las de tipo variable. Pues bien, con el tipo fijo lo que van a conseguir es que se dispare el precio de las hipotecas. Porque con el fijo, el que arriesga es el prestamista. Hispanidad [email protected]