Shell, como otras petroleras (Exxon, Repsol…) también se dedicará al sol y al viento: todos somos verdes. Resulta bastante paradójica la actual tendencia de las petroleras, pues quieren pasar del viscoso petróleo a las bucólicas renovables. ¿La razón? Para luchar contra el cambio climático…, ¡por supuesto! Ahora, Royal Dutch Shell se suma a otras colegas de sector (Exxon, Repsol…) y se cachondea del mundo: quiere hacernos creer que es verde… y muy verde. De hecho, se ha gastado más de 400 millones de dólares en compras de renovables (energía solar, puntos de recarga para coche eléctrico…). Las petroleras pueden presumir de verdes, pero la realidad es muy distinta: se siguen forrando a costa del crudo y el impacto de las renovables en su cuenta de resultados es mínimo. Como, por otra parte, tiene que ser. Y no les acusamos de ello: les acusamos de la pose ecológica, que no se la creen ni ellas cuando se 'jartan' de vino. Hispanidad [email protected]