Rajoy entra en la etapa final de su carrera política. Decíamos ayer… Pero nadie apuesta por un nuevo líder para el PP. Y mucho menos por la renovación ideológica. Y todo ello es compatible con el hecho de que no se note nada o de que el declive de Rajoy se vea como un éxito de Pedro Sánchez, que conseguirá aglutinar a toda la izquierda. No,  Rajoy ha entrado en caída libre por la doble corrupción: la política, la corrupción tradicional, muchas veces exagerada, dicho sea de paso, porque el PP no es el partido más corrupto en orden a sus posibilidades: ese  puesto es para Podemos. Pero, también, por la corrupción moral de Mariano Rajoy y el PP que no es otra cosa que su tibieza. Como el Rey Felipe VI, el PP no es inmoral pero se ha vuelto amoral, y eso el cierra el camino de salida. Hispanidad [email protected]