Un tribunal germano obliga a la red social a adaptarse la ley sobre el uso de los datos personales. La guerra del Gobierno alemán contra Facebook continúa el principal frente: la sospecha de que la red social utilizar datos confidenciales de usuarios para obtener publicidad. No obstante, en el entretanto, a la tecnológica americana no le ha quedado otra que plegarse a una sentencia del Tribunal de Berlín para ajustar su política de privacidad. El debate de fondo es hasta qué punto el usuario da o no el consentimiento sobre sus datos personales, entre otras cosas porque no está claro que los usuarios sepan qué permisos dan y Facebook no lo garantiza. Por esa razón, presentó una denuncia la Confederación de Organizaciones de Consumidores. El tribunal regional le ha dado la razón, aunque Facebook pensaba que desestimaría el recurso. La multinacional se defendido diciendo que aplica la ley irlandesa de protección de datos, y eso a la Justicia no le ha parecido suficiente. En suma, esa ley no le exime de tener que cumplir también la ley vigente en Alemania, más exigente. En consecuencia, tendrá que aplicar una actualización para adaptarse a esa norma y que sea más claro el consentimiento informado. Hispanidad [email protected]