El IVI es una empresa valenciana de lo más floreciente. Aseguran dedicarse a la medicina reproductiva, pero lo que más reproducen son abortos y procedimientos eugenésicos... y peleen animalescos. Y está exportando mucho. A Estados Unidos, mismamente. No le extrañe: un tratamiento global puede salir por entre 4.000 y 6.000 euros. Un chollo, con márgenes generosísimos. Repetimos: la fecundación in vitro no es más que eugenesia productora de abortos selectivos. Ya sabemos que se vende como lo contrario, pero la FIV no es vida, es muerte. Además de puro romanticismo, naturalmente. El FIV no es vida, es muerte. Bueno, además de dejar un reguero de embriones humanos utilizados como cobayas de laboratorio: sus hijos, señores. Pasen e infórmense. ¡Qué grandes son los del IVI! Están tan con la vida que se ven obligados a provocar un montón de abortos y de cobayas humanas. Hispanidad [email protected]