Un miserable majadero -mejor, un majadero miserable- asesina a un pobre viejo porque odiaba a su novia (a la suya no la del viejo) y luego se suicida. Lo anuncia por Facebook, y entonces la empresa del multimillonario progresista Mark Zuckerberg, asegura que ellos no pueden vigilar a todo el planeta. Es cierto, no pueden vigilarnos a todos sólo vigilan a aquellos de los que pueden sacar un beneficio. Ya saben: si el producto es gratis es que tú eres el producto. Y más: las redes sociales sí son responsables de crear la sociedad-espectáculo, donde hasta los asesinos se preocupan de anunciar sus 'hazañas'. Hispanidad [email protected]