Prosigue el sabotaje contra la Presidencia de Donald Trump, a cargo de la masonería internacional (perdón, del Nuevo Orden Mundial, NOM). ¡Hay que defender a Trump! ¿Por qué nos cae bien? No, hombre, no; Trump es un patán grosero, un millonario insufrible, pero el destino, o quizás la Providencia ha querido que se interponga en el camino del NOM vendiendo a la candidata del Nuevo Orden, es decir, Hillary Clinton. El programa de Trump es bueno, el programa de Hillary era una abominación. Por de pronto, quería destruir a la Iglesia con una 'primavera' a lo Obama con el mundo islámico… y todos sabemos cómo acabó la experiencia. En el planeta tierra, sólo Obama, su fautor, defiende hoy la 'primavera árabe'. No, hay que defender a Trump a cualquier precio. Tiempo habrá de criticar su estúpido anti-hispanismo. Ahora fijémonos en lo bueno: define al libertad religiosa (es decir, la libertad de los católicos) y defiende la vida del no nacido. Sólo por eso... Entre otras cosas porque todo lo que se está diciendo de él tiene guasa. Ejemplo: no logra formar gobierno. Claro, porque el Nuevo Orden está denigrando a todos sus candidatos antes de que tomen posesión. ¡Que no caiga Trump! Hispanidad [email protected]