miércoles, 18 octubre 2017 Número de edición: 5282
Inicio > Confidencial > Amazon fagocita el comercio electrónico que monopoliza

Amazon fagocita el comercio electrónico que monopoliza

Amazon fagocita el comercio electrónico que monopoliza
  • Nadie es capaz de hacer sombra al gigante estadounidense, que incluso llega a competir contra sus propios clientes.
  • Cualquier persona puede vender dentro de su plataforma, pero a diferencia de Alibaba, Rakuten o eBay, también tiene producto propio.
  • Amazon tiene cerca del 21% de cuota de ‘e-commerce’ en España y Alemania, pues son terceros los que venden más de la mitad de sus productos.
  • Vente Privee compra Privalia, tras años protagonizando una ‘guerra sucia’ similar a la de Just Eat y La Nevera Roja.
  • Una operación disfrazada de éxito, con la que la ‘start up’ española salva los muebles: en sus diez años de trayectoria no ha logrado ser rentable.

Una vez más, tenemos que referir que lo pequeño es hermoso, tal y como señalaba el economista alemán E. F. Schumacher. Algo que parece haberse olvidado en nuestro mundo actual, donde imperan las grandes multinacionales que no tienen el más mínimo reparo en ser el pez grande que se come al chico, también en Internet. Un buen ejemplo de ello es Amazon, que fagocita el comercio electrónico que monopoliza.

Nadie es capaz de hacer sombra al gigante estadounidense fundado por Jeff Bezos (en la imagen), que incluso llega a competir contra sus propios clientes, si el producto es bueno y funciona bien en el mercado. Al hilo de esto, conviene señalar que más de la mitad de los productos que ofrece son vendidos por terceros a los que cobra una comisión. Y es que cualquier persona puede vender sus productos dentro de Amazon, al igual que sucede en la china Alibaba, la japonesa Rakuten o la estadounidense eBay; pero hay una diferencia: Amazon también tiene producto propio.

Bezos refiere la belleza de los márgenes pequeños. De hecho, su multinacional trabaja con uno muy pequeño o más bien, ridículo (1%). Así, destroza el comercio electrónico. En resumen, no se conforma con ostentar un monopolio horizontal y ganar la partida a Alibaba y compañía, sino que también ejerce un monopolio vertical, pues corta las alas a los pequeños emprendedores y se lanza a fabricar sus propios productos. Y por si todo esto fuera poco, su nombre también ha sonado entre las multinacionales que practican la ingeniería fiscal.

Amazon lidera el e-commerce en España, donde tiene una cuota de mercado del 21%, similar a la que tiene en Alemania. En nuestro país, el resto de la tarta se reparte entre el sector de la gran distribución y la alimentación: El Corte Inglés ocupa el segundo puesto y también encontramos a Carrefour, aunque con una cuota muy inferior a la de Amazon (entre el 1 y el 2%).

Al hablar del comercio electrónico en nuestro país, hay que mencionar una operación conocida este jueves: la francesa Vente Privee ha comprado Privalia, su competidora española. Esta última surgió en 2006, de la mano de dos exdirectivos de la consultora Bain&Co, Lucas Carné y José Manuel Villanueva, que apostaron por vender stocks de marcas de moda a través de Internet -modelo en el que Vente Privee fue la pionera-.

Sin embargo, en nuestro país también destacó BuyVIP, hasta que fue adquirida por Amazon en 2011 por 100 millones de dólares (89 millones de euros). Se trata de empresas que no son rentables, pues son apuestas a futuro, por lo que necesitan mucha inversión. De hecho, desde 2006, Privalia ha captado 212 millones de euros en siete rondas de financiación, además, hace uno años, le costaba hasta 100 euros captar a un nuevo usuario.

La start up española y Vente Privee llevan años protagonizando una ‘guerra sucia’ en competencia, similar a la de Just Eat y La Nevera Roja. Recuerden que finalmente Just Eat compró la marca propiedad de la alemana Food Panda. Y parece que la próxima ‘guerra sucia’ podría darse en alimentación, donde destacan supermercados online, como TuDespensa o Ulabox.

Volvamos a la compra de Privalia. Es una operación disfrazada de éxito, al parecer por unos 500 millones de euros, con la que la start up española salva los muebles: en sus diez años de trayectoria no ha logrado ser rentable. Además, podría tratarse de una venta a pérdidas: hace cuatro años, Privalia se valoraba en torno al supuesto precio al que ha sido comprada por Vente Privee y en 2014, perdió 126 millones de euros. Mientras, la firma francesa es líder y facturó el año pasado más de 2.000 millones.

Cristina Martín

cristina@hispanidad.com