domingo, 22 octubre 2017 Número de edición: 5284
Inicio > Confidencial > Alicia Rubio, la autora más perseguida de España: “El feminismo ya no defiende a la mujer, sólo a las lesbianas”

Alicia Rubio, la autora más perseguida de España: “El feminismo ya no defiende a la mujer, sólo a las lesbianas”

Alicia Rubio, la autora más perseguida de España: “El feminismo ya no defiende a la mujer, sólo a las lesbianas”
  • La filóloga, profesora y vicesecretaria de VOX considera que “el feminismo ha perdido el norte desde que empezó a odiar a los hombres”.
  • En el libro Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres desvela las mentiras de la ideología de género.
  • Por eso intentan callarla: “La libertad de expresión no existe para los que denunciamos esa mentira”, afirma.
  • Señala a Hispanidad que el feminismo actual odia al varón: “Ya no busca que las mujeres sean como los hombres, sino eliminarlos”.
  • Critica las leyes homosexualistas y la injusta legislación de violencia de género, con las que los ‘lobbies’ sacan dinero.
  • “En nuestra sociedad tenemos los mismos derechos, toda discriminación positiva crea una discriminación negativa”.

Alicia Rubio (en la imagen) es la mujer más perseguida de España en los últimos meses, por la sencilla razón de estar diciendo la verdad. Esta filóloga y profesora riojana, que también es vicesecretaria de Movilización de VOX y miembro del grupo ‘Profesionales por la Ética’, desvela en el libro Cuando nos prohibieron ser mujeres… y os persiguieron por ser hombres las mentiras de la ideología de género.

Alicia Rubio señala a Hispanidad que “el feminismo ha perdido el norte desde que empezó a odiar a los hombres”. Esto sucedió en la Cumbre Mundial de la ONU sobre la Mujer celebrada en Pekín en 1995, cuando se propuso “no representar a las mujeres, sino a las lesbianas”. Y es que “las reivindicaciones normales estaban conseguidas, por lo que ya no se buscaba tener los mismos derechos que los hombres sino ser hombres y de ahí, tras el manifiesto SCUM, eliminarlos”.

Por afirmaciones así, el lobby de género intenta callarla. La última vez fue el pasado martes, en el Colegio de Farmacéuticos de Badajoz, donde cerca de 60 feministas la insultaron y amenazaron, así como a los asistentes a la presentación del libro (ver enlace). La Policía tuvo que intervenir y les custodió a la salida del acto -que tuvo que ser más breve de lo previsto- por la puerta de atrás del centro.

Pero no ha sido la primera vez que Alicia Rubio sufre boicot. El pasado diciembre, la marca de Podemos en San Fernando (Cádiz) trató de impedir la presentación del libro e incluso propuso declararla persona non grata.

“El libro ni es machista ni es homófobo, es mucho peor: dice la verdad”, subraya la escritora. “Aunque dijera barbaridades existe la libertad de expresión, además si hay un tal Otegi defendiendo ideas contra la unidad de España que se han ‘argumentado’ con asesinatos, ¿cómo es que yo no tengo libertad de expresión?”. Pero es que el lobby de género considera que “no existe la libertad de expresión para los que denunciamos esa mentira”. “Lo que no saben los que me impiden hablar es que son peones del stablishment”, añade.

Alicia Rubio afirma que las mentiras de la ideología de género suponen dinero (que va a parar a los lobbies) y mucho sufrimiento. “Uno de los grandes lobbies es el feminismo, que quiere que las mujeres nos enfrentemos a los hombres, a los cuales se persigue con legislaciones injustas, como la ley de violencia de género”. “La LIVG, no solo no ha evitado una sola muerte, sino que, desde su implantación deriva miles de millones de dinero público a organismos y asociaciones diversas, hay más muertes y más sufrimiento social ”, subraya.

La escritora también critica las leyes homosexualistas: “Los homosexuales se deben dar cuenta de que no les favorecen, sino que van a generar homofobia de verdad, para justificar un chorro de dinero a los lobbies homosexualistas”.

“El problema de estas leyes es que nos enfrentan a todos con mentiras interesadas, que solamente favorecen a los lobbies, que son los que sacan dinero de esto”, señala. Y es que “en nuestra sociedad tenemos los mismos derechos, pero ojo, toda discriminación positiva crea una discriminación negativa” y “el feminismo de género necesita, con su victimismo interesado, de estas discriminaciones para ganar dinero”.

Entre estas leyes injustas están las aprobadas hace unos meses por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, “pero hay muchas más”. Alicia Rubio refiere que España es uno de los países más manipulados, donde se llevaba tiempo intentando adoctrinar a los niños, “algo que hacía el totalitarismo”. Y es que para los niños lo que dice el colegio es la única verdad: todo empezó con la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Con el objetivo de “la salud sexual y reproductiva “se hipersexualiza a los niños hasta llegar a lo que antes era corrupción de menores y, con el loable objetivo de la no discriminación del diferente, se excluye a todo diferente que no sea el diferente sexual y se promueve el homosexualismo animando a probar, como ventajoso y moderno, el contacto homosexual”.

Alicia Rubio no pierde la esperanza de que las cosas cambien, pues hay mucha gente que está constatando que hay una gran diferencia entre lo que ven sus ojos y lo que le cuentan. “Ve que nacen niños y niñas, pero decir eso es un ‘pecado de heteronormatividad’ consistente en afirmar que el mundo es heterosexual mayoritariamente. La gente tiene que despertar y luchar contra estas imposiciones acientíficas e interesadas”.

Esta escritora ha empezado a llamar “disidentes de la ciencia” a los ideólogos de género, que “niegan la realidad, la ciencia…”. “Es ridículo lo que hacen pero tienen mucha fuerza. Una mentira dicha 1.000 millones de veces acaba siendo una verdad porque la gente se la cree”.

“Ya habíamos vivido, en regímenes dictatoriales la reescritura de la historia, ahora con la negación y reescritura de la ciencia y de la historia por la dictadura de lo políticamente correcto, vamos al suicidio de la inteligencia y de la verdad”, apostilla.

Cristina Martín

cristina@hispanidad.com